Más Platón y menos Prozac.

 

Estoy convencida de algo. Un algo tan sencillo como complicada es a veces su solución. La vida no es más que una suma de problemas que suceden, los cuales deben ser superados, como si de niveles tratase, para nuestro propio crecimiento personal. A mí me gusta llamarlo así, problema, a lo que otros llamaran enfermedad, depresión, conducta bipolar, rareza o todo lo que te cause sentirte mal y tenga que ver contigo.
¿Acaso a ti se te cae el mundo al suelo por lo mismo por lo que se le cae a tu vecina María la del quinto?.
Perdóneme, pero lo dudo.

A veces, lo que necesitas es un dialogo, no un diagnóstico. Sé lo que pasa, sé como lo siento y solo me gustaría que alguien me de la medicina a una enfermedad aun sin detectar, y que lo único oral que exista sea la explosión de palabras y no la ingesta de una pastilla.

Conseguirlo no es fácil, ya que dialogar implica pensar, empatizar, buscar un equilibro. Evitar que la racionalización prevalezca sobre la racionalidad. En un primer lugar has de entender que la manera en la que resuelves tus problemas, va directamente ligada con lo que llamamos filosofía de vida. Y que lamentablemente, pocos gozan del privilegio o del tiempo libre necesario para sentarnos a esclarecer sutilezas sobre ella. Y ahí reside el primer problema sin resolver del ser humano.

Desde que nacemos cargamos a nuestras espaldas unas preguntas en forma de equipaje psicológico constante, algunas quedaran sin resolver si tu fé no es suficientemente fuerte como para vencer cualquier teoría empírica, pero hay muchas de ellas que necesitan del pensamiento interior, de la reflexión con uno mismo para poder resolverse.

¿Qué es una buena vida para ti? ¿Qué es el bien? ¿ en qué consiste la vida? ¿Por qué estoy justamente aquí y no allí? ¿Estoy con la persona correcta? ¿Qué significa obrar correctamente?

Y aunque la idea siempre sea viajar tan ligeros de equipaje como sea posible, conocerse a uno mismo siempre tiene que ir primero. Conocerse a través de un problema , nos da una perspectiva bastante real de lo que somos, pensamos y creemos. Justo ahí reside tu capacidad de esfuerzo para resolver ese problema, esa situación que te inquieta y desconcierta. La cual quieres mejorar para mejorar así tu, con ella.

Advertisements

Historia de Febrero: “Gran Canaria”

 

Las azafatas avisan  que deben estar los cinturones abrochados y las bandejas plegadas  ya que iba a comenzar el despegue. Yo miraba desde la ventana esa pista tan larga, solitaria y mezclada con los últimos rayos de sol de la ciudad de Málaga y como  de costumbre , justo antes de que el avión empezara a elevarse, subo el volumen de la música y alargo mi mano hasta la de mi compañera de asiento, la aprieto fuerte, muy fuerte, como si esa unión no la pudiera destruir nadie, ni si quiera la propia muerte.
Siempre he sentido mas pena que miedo en los aviones, y en su defecto en los despegues. Solo imaginar que puede ocurrir algo malo, totalmente ajeno a mi voluntad, me hace sentirme muy pequeña. Repaso mentalmente todos esos te quieros que no he dicho, que se me han olvidado, que el orgullo me ha silenciado y prometo soltarlos cuando vuelva a pisar tierra. Ya en mitad de la nada, sobre el todo, miro por la ventana en busca de alguna luz que me haga aproximar la altura a la que estamos volando, solo veo negro, una pantalla por la que pasan todos mis pensamientos,
mis expectativas,
mis ganas de explorar,
para que el final de la exploración sea,
llegar al punto de partida
y conocer el sitio por primera vez.

Como si se tratase del final de una obra de teatro, todos los pasajeros aplauden al sentir que el avión ya está en tierra. Yo, sin embargo, considero esos aplausos como la bienvenida, como los que trascurren justo cuando la presentadora anuncia que la obra va a comenzar. Se abren las puertas delanteras del avión y una azafata nos indica que ya podemos bajar a la vez que nos da la bienvenida, con un rostro cansado pero sonriente, a las Islas Canarias.
Salgo del avión sintiendo que se me olvida algo, como por ejemplo, decir esos te quieros una vez que he llegado a tierra. Pero para entonces miro a mi amiga Ross, y siento que no hay nada más real que ella y yo, aquí, viajando. Me da un abrazo y corre al servicio, y ahí me salió, sin querer el primer y no último te quiero de este viaje.

Chaz y Lex estaban aparcados en llegadas y pronto los localizamos. Habían alquilado un coche blanco y grande, tamaño ideal para que pudieran caber sus tablas de surf, nuestras maletas y hasta la compra del mercadona. Dicen que hay ciudades que son más bonitas por las noches que por el día, supongo que eso también dependerá mucho en los ojos que la reflejen.

Los míos se hipnotizaban con esas luces de colores enredadas en las cientos de palmeras que recorrían junto con nosotros la carretera, que dejaba siempre a un lado el mar, y a otro la tierra. Nosotros en medio de esos dos paraísos, escuchando “un beso de desayuno” , intentando memorizar la letra a la vez que entre risas, y algunas palabras planeábamos las últimas horas del día.

Las primeras de Gran Canaria.

 

25d1913

y me preguntó

1. Si ahora mismo no tuvieras ni pareja ni trabajo y te pudieran
dar el trabajo perfecto, o la pareja perfecta, teniendo en cuenta que
elegir una no significa que la vayas a encontrar la otra;
¿Cuál elegirías?
2. Si pudieras escuchar a un solo grupo de música o cantante para
siempre;
¿Cuál elegirías?
3. ¿Cuál es tu poema favorito del libro?
4. Si pudieras elegir un superpoder que solo pudieras usar una vez
al día;
¿Cuál sería?
5. Si tuvieras que quedarte a vivir en un momento de tu vida para
siempre;
¿Cuál sería?
6. Si mañana te eligieran de presidente y tuvieras que cambiar o
crear una ley nueva;
¿Cuál sería?
7. Si pudieras llevarte cinco cosas ilimitadas a una isla desierta;
¿Cuales serían?
8. Si tuvieras que elegir a una persona para irte a una isla desierta
con ella para siempre;
¿Quién sería?
9. ¿Estás en paz contigo mismo?
10. ¿Cuál es tu historia?

 

Final del libro: Pensamientos y alucinaciones de Paul Alone.

 

 

“Las águilas se quedan en nada
si les cortas las alas.
Si no quema no es una llama.
¿Qué es una rosa si le quitas sus espinas,
su fragancia?

No ama a la mariposa quién la diseca
y después la enmarca para observarla.
No es viento, es solo aire si no sopla…
no es agua si no moja.

Es como empezar un libro
e intentar cambiar su historia,
como tachar en un poema
parte de sus estrofas.

Muere de absurdo el amor,
como un hada que sucumbe
en una trampa para moscas,
cuando dices que la quieres
y después intentas convertirla en otra.”

Daniela C.

Replay

Caer en las debilidades acaba convirtiéndose en algo reincidente
e irremediablemente natural.
Cada pájaro alza el vuelo de una manera distinta
Y me sorprendo de nuevo cuando recaigo ,
Cuando ellas se portan bien, por un ratito.
El problema de las debilidades es que precisamente te hacen ser eso,
Débil.
Ante nosotros mismos,
ante toda esa trayectoria de terapias personales y males ya superados.
Que injustificable no tener la justificación de porque a veces soy asi,
Si ayer tenía claro lo que era
Y hoy no soy capaz de definirme
Ni a mi.
He de reconocer que esta vez ha sido divertido.